Saltar al contenido
Blog sobre pastillas, marcas y dietas para perder peso.

Síndrome del Túnel Carpiano

Síndrome del Túnel Carpiano

¿Qué es el síndrome de túnel carpiano?

Es una enfermedad llamada Síndrome del túnel carpiano es causada por el incremento de presión el nervio medio de la muñeca. Un nervio oprimido de la muñeca, los síntomas del STC o síndrome de túnel Carpiano pueden variar desde una sensación de hormigueo adormecimiento o un fuerte dolor en el brazo, en la mano o en alguno de los dedos de la mano

Características sindrome del túnel carpiano

  • La herencia suele ser bastante importante, los túneles carpianos son mucho más pequeños en ciertas personas y este rasgo puede ser hereditario.
  • Suele presentarse cuando se hacen labores donde se utilice mucho el movimiento de las manos.
  • Puede aparecer por los cambios hormonales que se relacionan con el embarazo.
  • La edad es un factor importante en la enfermedad. Es más frecuente su presencia en personas mayores.
  • Suele ser provocada por otras afecciones médicas, como la diabetes, el desequilibrio de la glándula tiroides o la artritis reumatoide.
  • La aparición del síndrome del túnel carpiano es, en muchas ocasiones, el resultado de otras afecciones.

Causas comunes del sindrome

Ocurre cuando los tejidos que alrededor de los tendones flexores de la muñeca se inflaman y provocan presión en el nervio mediano. Estos tejidos se conocen como membrana sinovial. Esta es la encargada de lubricar los tendones, facilitando el movimiento de los dedos.

Cuando la membrana sinovial se inflama provoca una reducción en el espacio limitado del túnel carpiano y, con el pasar de los años, que le nervio se comprima.

Síntomas del túnel carpiano

  • La sensación de hormigueo y el entumecimiento doloroso de las manos.
  • La sensación de electricidad corriendo por los dedos, especialmente en los pulgares, medio e índices.
  • La presencia de dolor o presión en el brazo, extendiéndose hasta el hombro.

Normalmente, los síntomas se presentan de forma gradual, sin lesiones. Los efectos suelen ser más fuertes al lado de los pulgares. Los síntomas también pueden aparecer de un momento a otro. Muchas personas suelen dormir con las muñecas flexionadas, por lo que los síntomas se agudizan en la noche y puedes despertar.

En el día de hoy, los síntomas aparecen frecuentemente cuando se hace presión para sostener algo, como el móvil. También cuando se está leyendo o conduciendo. Sacudir o mover la mano rítmicamente durante el día ayuda a disminuir los efectos. Normalmente los síntomas aparecen por momentos y desaparecen. Pero con el pasar de los años, estos pueden hacerse constante, afectando la motricidad de las manos al grado de hacer dificultosas tareas tan sencillas como abotonar una camisa.

Diagnósticos

El médico normalmente hará preguntas y hacer análisis para determinar si, realmente, se sufre del síndrome del túnel carpiano.

Antecedentes de los síntomas

El médico revisará el historial de los síntomas. Por ejemplo, el nervio mediano suele quitar sensibilidad en el dedo meñique, por lo que problemas en ese dedo puede indicar que no se sufre del síndrome.

Exploración física

El médico hará un chequeo físico. Examinará la sensibilidad de la mano, dedos y la fuerza de sus músculos.

Radiografías

Ciertos especialistas prefieren hacer radiografías en la muñeca para eliminar las posibilidades de otras afecciones, como artritis o algún fisura.

Electromiograma

Mediante esta prueba se comprueba las pequeñas descargas eléctricas que se producen en los músculos. El médico introduce agujas de electrodos para poder ver la actividad eléctrica de los músculos cuando se contraen o relajan. A través de ella se puede apreciar si hay daño muscular o descartar otras afecciones.

Estudio de conducción nerviosa

Esta es otra forma de la electromiografía. Se utilizan dos electrodos adheridos a la piel y se transmite una pequeña descarga a través del nervio mediano para verificar si los impulsos eléctricos son más lentos en el túnel carpiano.

Tratamiento

La rapidez con que se trate el síndrome del túnel carpiano ayuda a contener los síntomas. Elevar la cantidad de pausas que se le da al uso de las manos. También ayuda a disminuir las actividades que causan dolor y avivan los síntomas. Además ayuda a aplicar paños fríos a la zona afectada.

También ayuda el entablillamiento de la muñeca, la medicina o la cirugía. Pero el entablillamiento u otros tratamientos un poco más conservadores solamente tengan resultado cuando los síntomas son leves.

Terapia no quirúrgica

Si el síndrome es diagnosticado a tiempo, no es necesario recurrir a la cirugía y los métodos más conservadores pueden mejorarlo.

Tunel carpiano ejercicios
Tunel carpiano ejercicios

Entablillado de la muñeca

Colocar una férula, la cual mantenga inmóvil a la muñeca mientras se duerme, ayudará a aliviar los síntomas durante la noche de entumecimiento u hormigueo. Este tratamiento puede ser esencial en las mujeres embarazadas.

Medicamentos antiinflamatorios

Los antinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, ayudan a calmar los dolores que producen el síndrome del túnel carpiano a corto plazo. Pero no hay una evidencia científica que muestre que los medicamentos mejoran la afección, solo disminuyen sus efectos.

Corticoesteroides

El especialista puede aplicar corticoesteroide inyectado, como, por ejemplo, la cortisona, directamente en el túnel carpiano para calmar el dolor y la inflamación. Esto ayuda a que el nervio se desinflame. Existe el método oral, pero este no es ni mediamente tan efectivo en estos casos.

Si la causa del síndrome del túnel carpiano se debe por la artritis reumatoide u otro tipo de artritis, es necesario tratarla para reducir los efectos del síndrome.

Sindrome Tunel Carpiano operacion
Sindrome Tunel Carpiano operacion

Cirugía

La cirugía puede ser necesaria si los síntomas son muy severos y los métodos no quirúrgicos surgen efecto. El objetivo de la cirugía es cortar el ligamento que provoca la presión en el nervio para aliviarla.

Esta cirugía se puede realizar mediante dos tipos de técnicas:

Cirugía endoscópica

De esta forma, el cirujano usa un aparato parecido a los telescopios con una cámara pequeña para poder observar dentro del túnel carpiano. Después, el cirujano procederá a cortar el ligamento a través de una o dos incisiones diminutas en la mano o la muñeca.

Este tipo de cirugías puede que sea menos dolorosa que la cirugía abierta durante los primeros días o después de algunas semanas.

Cirugía abierta

De esta forma, el cirujano hace una incisión en la palma de la mano, justo sobre el túnel carpiano y realiza un corto transversal al ligamento para liberar la presión en el nervio.

Cuando se analizan los pros y los contras de cada técnica, se pueden observar que entre los riesgos aparecen:

  • Una liberación solamente parcial del ligamento.
  • Las heridas se pueden infectar.
  • Se pueden generar cicatrices grandes.
  • Puede haber lesiones vasculares o nerviosas.

Puedes seguir leyendo sobre otros tipos de síndromes en nuestra web de salud.

[Total:1    Promedio:5/5]