Saltar al contenido
Blog sobre pastillas, marcas y dietas para perder peso.

Síndrome de Estocolmo

Síndrome de Estocolmo

El Síndrome de Estocolmo fue desarrollado para explicar el fenómeno de los lazos que se vinculan con captores. El nombre hace referencia a un banco en Estocolmo, Suecia, en 1973. Cuatro personas fueron secuestradas durante dos días por dos hombres.

Los rehenes terminaron uniéndose a sus captores, protegiéndolos de la policía. Incluso se informó que uno se comprometió más tarde con uno de los captores. Investigaciones posteriores descubrieron que tal reacción había ocurrido en todos los grupos de “rehenes” estudiados. Incluidos miembros de culto, mujeres golpeadas, víctimas de incesto y niños abusados ​​físicos o emocionalmente.

Los investigadores han concluido que esto parece ser un fenómeno universal. Puede ser instintivo y, por lo tanto, desempeña una función de supervivencia para los que son víctimas de abuso. No existe una definición universalmente aceptada del Síndrome de Estocolmo. Se ha sugerido que está presente si se observa uno o más de las siguientes características:

  • Sentimientos positivos del cautivo hacia su captor, y viceversa.
  • Sentimientos negativos del cautiverio hacia la policía o las autoridades que intentan obtener su liberación.

Síndrome de Estocolmo doméstico

Una de las preguntas más frecuentes sobre las víctimas de violencia doméstica. Se preguntan que por qué tantas mujeres deciden quedarse con un hombre así. Estos hombres que lastiman violentamente a ellas y a sus hijos.

El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico involuntario en el que las víctimas de secuestro o abuso comienzan a sentir simpatía, vínculos emocionales y solidaridad con quienes los maltratan o los mantienen cautivos en situaciones opresivas.

El Síndrome de Estocolmo “doméstico” es un mecanismo de afrontamiento para soportar la violencia íntima continua. Las víctimas siempre están pensando en su supervivencia y en cómo pueden controlar su entorno no controlable.

Las víctimas están en una sensación constante de adormecimiento que se separa de una parte de sí mismas. Se aferran a la realidad para no desconectarse por completo. Continuamente están planeando estrategias para sobrevivir emocionalmente. Para hacer esto, las víctimas se enfocan en la bondad de su abusador en lugar de su brutalidad.

El abusador crea un ambiente para controlar emocional y físicamente a su víctima. Metódicamente planea desgastar psicológicamente a su víctima con amenazas continuas de violencia contra ella, sus hijos y sus seres queridos. La víctima está convencida de que tiene que quedarse con él para protegerse de la violencia que sufre. Una vez que él tiene el control sobre ella con el miedo a la violencia, entonces comienza a aislarla de su familia, trabajo y cualquier otra amenaza que el abusador ve como un posible vehículo para que ella vea la realidad más allá de su mundo.

El aislamiento

Es un punto clave en el método del abusador. Si ella no recibe ningún otro estímulo que no sea el miedo y la intimidación. En su mente será más fácil de controlar y manipular. Eventualmente, ella se ve a sí misma como él la ve; “un objeto para abusar y no que vale nada más”.

Una mujer que sufre de Síndrome de Estocolmo “doméstica” ha sido forzada a creer en su mundo. Para ella él guarda su seguridad, su vida, su supervivencia. La ha convencido de esto a través de una continua intimidación emocional, psicológica y física. A través de esto, ella ve que su única manera de sobrevivir es ser leal a él.

Síndrome de Estocolmo en la pareja – “Incapacidad de ver la realidad”

Es normal pensar que es una locura enamorarse de alguien sin importar ciertas actitudes que se salen de lo considerado como sano. Pues es una relación basada en los maltratos, pero lo peor de todo está en que no se dan cuenta de lo que realmente suceden, aunque se sufre.

Existen momentos en que llama poderosamente la atención. Por qué una víctima de un maltrato no denuncia a su maltratador. Sin embargo, lo cierto es que cuando se genera dicho enganche emocional, poco, o incluso nada, se puede hacer para que estas personas entren en razón.

Síndrome de Estocolmo laboral

Esta especie de síndrome de Estocolmo hace referencia a la identidad que posee un empleado con su trabajo sin importar lo mal valorado que este siendo. De hallarse en un ambiente muy estresante, en donde no se logra tener una buena relación con los compañeros y/o los jefes, de igual forma, donde no se le garantice el respeto y remuneración que merece.

El trabajador llega a justificar y a tolerar cada vez más malos tratos por parte de sus superiores y de sus compañeros. Esto se explica debido a que la persona que se somete desde el principio, conforme va pasando el tiempo, se va acostumbrando también a los malos tratos y deja de verlos como algo negativo.

Asimismo, puede llegar a ser tanto el maltrato psicológico que la autoestima de la persona puede llegarse a deteriorar al nivel de acostumbrarse a constantes maltratos.

Síndrome de Estocolmo
Síndrome de Estocolmo

El proceso del síndrome de Estocolmo

En la forma más básica y generalizada, el proceso del síndrome de Estocolmo, como se ve en una situación de secuestro o de rehenes. Se parece a esto:

  • En un evento traumático y extraordinariamente estresante, una persona se encuentra cautiva por un hombre que amenaza con matarla si lo desobedece de alguna manera. Puede ser abusada (física, sexual y/o verbalmente) y tener problemas para pensar con claridad. Según el captor, escapar no es una opción. Ella terminará muerta. Su familia también puede terminar muerta. Su única oportunidad de sobrevivir es la obediencia.
  • A medida que pasa el tiempo, la obediencia sola puede convertirse en algo menos seguro. El secuestrador también está bajo estrés, y un cambio en su estado de ánimo podría significar consecuencias perjudiciales para su prisionero. Averiguar lo que podría desencadenar la violencia de su captor para que pueda evitar esos factores desencadenantes se convierte en otra estrategia de supervivencia. De esta manera, ella llega a conocer a su captor.
  • Un acto menor de bondad por parte del captor, que puede incluir simplemente no matar al prisionero aún, coloca al captor como el salvador del prisionero, como “finalmente bueno”. En las circunstancias traumáticas y potencialmente mortales en que se encuentra la prisionera. El más mínimo acto de bondad, o la repentina ausencia de violencia, parece ser un signo de amistad en un mundo por lo demás hostil y aterrador, y el prisionero se aferra a ella para salvar su vida.
  • El captor parece poco a poco menos amenazante. El prisionero sufre lo que algunos llaman un acto de autoengaño. Para sobrevivir psicológicamente y físicamente. Para disminuir el estrés inimaginable de la situación, el prisionero llega a creer realmente que el secuestrador es su amigo, que no matará.

Elecciones conscientes diseñadas para asegurar la supervivencia

Si has leído cómo funciona el lavado de cerebro, probablemente has notado las similitudes entre éste y el síndrome de Estocolmo. Los dos están estrechamente relacionados como efectos de relaciones de poder anormales.

En el caso de la publicación de la heredera Patty Hearst, quien fue secuestrada a principios de los años 70 por el grupo extremista político SLA (Symbionese Liberation Army). Los expertos han señalado que tanto el síndrome de Estocolmo como el lavado de cerebro son posibles razones para sus acciones posteriores.

Después de que Patty fue encerrada en un armario y abusada severamente durante semanas, se unió a la SLA, cambió su nombre, se comprometió con uno de sus miembros y fue sorprendida robando un banco con el grupo. Sin embargo, una vez que la policía arrestó a miembros de SLA y Patty fue devuelta a su familia, ella cambió su posición.

En lugar de defender al grupo y de despreciar a los policías, se distanció del SLA y condenó sus acciones. Es posible que lo que Hearst experimentó no fuera en realidad un verdadero lavado de cerebro ni el síndrome de Estocolmo. Puede que fuera una serie de elecciones conscientes diseñadas para asegurar su supervivencia.

Información sobre todos los tipos de síndromes.